Querida Comunidad del Grupo Educativo Marín:

“Ciertamente, hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu.
Hay diversidad de ministerios, pero un solo Señor.
Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios el que realiza todo en todos.
En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común.”
(1 Corintios 12, 4-7)

Durante todo el 2018 nos acompañó en nuestro caminar institucional el lema “Educar la mirada, transformar el corazón”. Intentamos, durante este año, educar nuestras miradas para “vernos” de la misma manera con que nos mira Jesús; es decir con miradas transformadoras, sanadoras, misericordiosas y que dan sentido.

Desde esa mirada educamos según el estilo cristiano: buscamos transformar nuestros corazones con misericordia para estar predispuestos a construir comunidad educativa y así promover aprendizajes. Quisimos ver lo que hay latente en cada uno, ver lo bueno de nuestros alumnos, sus familias y los compañeros del trabajo. En definitiva, intentamos tener una mirada transformadora de nuestra realidad.

Continuando en esta línea queremos presentarles el lema que nos guiará en el 2019: “Educar para transformar el corazón y salir al encuentro”

Anhelamos, en el ciclo lectivo 2019, seguir transformando nuestros corazones de tal manera que podamos educar saliendo al encuentro de los hermanos con los que compartimos la vida desde nuestro rol en cada uno de nuestros colegios. Son esos mismos encuentros cotidianos entre estudiantes, docentes, exalumnos, personal no docente, directivos y padres, los que nos interpelan, hacen crecer e invitan a seguir renovando nuestras comunidades educativas.

Se trata de continuar generando esos vínculos que dan sentido, que unen y que generan mejores ambientes de aprendizaje. Como expresa nuestro Proyecto Pedagógico Pastoral: “Creemos que tanto las aulas como el resto de los ambientes escolares son un lugar de encuentro donde las personas se influyen recíprocamente, favoreciendo así el crecimiento del otro en forma integral” . Nos motiva para salir al encuentro de todos, la certeza que describe San Pablo en su Primera Carta a los Corintios: “En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común.”
Este es nuestro horizonte, nuestro desafío. La gracia de Dios nos asista para poder cumplirlo.

 

Consejo de Gestión
Grupo Educativo Marín